Te damos la bienvenida a la web de la Parroquia de San Francisco, de El Puerto de Santa María (Cádiz); está encomendada a la Compañía de Jesús. En esta web encontrarás distintos recursos así como actividades de la vida parroquia. Esperamos que sea de tu agrado. AMDG

HORARIO DE EUCARISTÍAS

TEMPLO PARROQUIAL:
9:30 h, de lunes a sábados.
18:30 h, de lunes a viernes no festivos.
20:30 h, sábados y vísperas
9:30 h, 10:30 h, 11:30 h (para niños), 12:30 h, domingos y festivos.
CENTRO PARROQUIAL "SAGRADO CORAZÓN":
18:30 h, solo los sábados (rosario a las 18:00 h).

PRÓXIMAMENTE...


PROCESIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS:
4 de junio de 2016 a las 19:45 h.

Itinerario: San Francisco, Cruces, San Sebastián, Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros Coronada, Plaza de España, Palacios, Nevería, Federico Rubio, Gatona, San Francisco, Entrada en el templo.
El pasado sábado 4 de junio, día del Inmaculado Corazón de María, nuestra parroquia ganó el jubileo de este Año Santo de la Misericordia tras entrar por la puerta santa jubilar en la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros Coronada. Acudimos con las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y con la del Inmaculado Corazón de María en nuestro recorrido de la procesión.

TE INTERESARÁ

COMENTARIO A LAS LECTURAS DEL DOMINGO

Domingo 24º del Tiempo Ordinario

- Éxodo 32, 7-11.13-14
- PrimeraCarta de san Pablo a Timoteo 1, 12-17
- Lucas 15, 1-32

La liturgia de este domingo está centrada en la misericordia, y cada uno de los textos muestra alguna faceta particular de este tema, que constituye el eje teológico y pastoral del magisterio del Papa Francisco. En la Bula de Convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que lleva por título Misericordiae Vultus (El rostro de la misericordia), exclama el Papa: “Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados no obstante el límite de nuestro pecado”.

¿Cómo aparece el tema teológico de la misericordia en la primera lectura?
- Mientras Moisés se encuentra dialogando con Dios en la cumbre del monte Sinaí, los israelitas hacen la estatua de un becerro y lo adoran: “Este es tu dios, Israel; es el que te sacó de Egipto”.
- Es imposible comprender este comportamiento del pueblo, después de haber experimentado la presencia de Dios en los acontecimientos de la comunidad. A pesar de esta intervención tan cercana en su historia, le dan la espalda. ¿Estupidez, locura colectiva, superficialidad? No encontramos una explicación a 2 semejante conducta. Por eso Dios decide castigarlos. Pero Moisés, líder espiritual de la comunidad y muy cercano a Yahvé, intercede por ellos. El texto nos dice: “El Señor renunció al castigo con el que había amenazado a su pueblo”.
- En este pasaje del libro del Éxodo, la misericordia de Dios se manifiesta perdonando la idolatría de su pueblo. Todo el Antiguo Testamento es un testimonio de la paciencia infinita de Dios y de las continuas infidelidades de este pueblo de dura cerviz.

El Salmo 50 es una oración muy emotiva, en la que se expresan, con diversos acentos, dos sentimientos: el pecador arrepentido que confiesa sus pecados, y su confianza infinita en la misericordia de Dios: “Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas. Lávame bien de todos mis delitos y purifícame de mis pecados”. Repetimos este Salmo en las liturgias penitenciales para expresar la sinceridad de nuestro arrepentimiento.

¿Cómo aparece el tema teológico de la misericordia en el texto de la I Carta de san Pablo a Timoteo? El apóstol dirige la mirada a su historia personal, y en ella descubre la acción de la misericordia de Dios, que ha producido en él un cambio radical: de blasfemo y perseguidor de la Iglesia, se ha convertido en apóstol de Jesucristo: “La gracia de nuestro Señor se desbordó sobre mí, al darme la fe y el amor que proviene de Cristo Jesús”. El amor misericordioso de Jesucristo ha hecho de Pablo un hombre nuevo. Difícilmente, él mismo se reconoce. Se convierte en anunciador infatigable de la misericordia de Jesucristo. No hay pecado, por grande que sea, que no pueda ser perdonado. No hay hombre, por malo que sea, que arrepentido no sea acogido amorosamente en la casa de nuestro Padre común. Llama profundamente la atención el contraste entre la misericordia de Dios, que perdona y acoge, y los sentimientos de rabia y venganza que anidan en nuestro corazón.

¿Cómo aparece el tema teológico de la misericordia en el texto del evangelista Lucas, que acabamos de escuchar? Se trata de las parábolas 3 de la misericordia, unas hermosas enseñanzas de Jesús, que son respuesta a las críticas que le hacían por comer con los pecadores.
- Jesús, pedagogo insuperable, toma dos imágenes de la vida diaria, para explicar en qué consiste la misericordia de Dios: “¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y se le pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y se va en busca de la que se le perdió hasta encontrarla?”. “¿Y qué mujer hay, que si tiene diez monedas de plata y pierde una, no enciende luego una lámpara y barre la casa y la busca con cuidado hasta encontrarla?”.
- En estas sencillas parábolas de la misericordia, hay varios mensajes que conviene explicitar. En primer lugar, a Dios le importa la suerte del pecador. Nuestro comportamiento errático es una pérdida. Dios no se comporta como el capitalista frío al que no le importa la situación personal de sus obreros. ¡Que ellos se las arreglen!
- En segundo lugar, los personajes de las dos historias no esperan pasivamente que, por simple casualidad, aparezcan la oveja y la moneda de plata que se han perdido. Son activos ante esta realidad. Dios también actúa, y lo hace a través de su gracia que interpela en lo profundo del corazón.
- En tercer lugar, el hallazgo de la oveja y de la moneda son motivo de alegría y se celebran con fiesta. No hay lugar para las recriminaciones. Estos sentimientos reflejan fielmente el sentido de la reconciliación cristiana que no es la presentación de un reo ante un tribunal implacable, sino el hijo que se hunde entre los brazos de su padre, que lo echaba de menos.

Este mensaje sobre la misericordia debe servir de telón de fondo en el debate actual sobre los caminos que deberemos transitar los colombianos para la construcción de la paz.

Tomado de http://www.jesuitas.org.co/